Herramienta para la toma de decisiones BI, BSC

Home·Herramienta para la toma de decisiones BI, BSC
Herramienta para la toma de decisiones BI, BSC 2017-04-05T15:44:31+00:00

BI – Inteligencia de negocio – Business Intelligence
Algo peor que no tener información disponible es tener mucha información y no saber qué hacer con ella. La Inteligencia de Negocios o Business Intelligence (BI) es la solución a ese problema, pues por medio de dicha información puede generar escenarios, pronósticos y reportes que apoyen a la toma de decisiones, lo que se traduce en una ventaja competitiva. La clave para BI es la información y uno de sus mayores beneficios es la posibilidad de utilizarla en la toma de decisiones.

En la actualidad Grupo SiS dispone de un software de BI que pueden ser utilizados en las diferentes áreas de la empresa, tales como, ventas, marketing, finanzas, etc. Son muchas las empresas que se han beneficiado por la implementación de este sistema de BI, además se pronostica que con el tiempo se convertirá en una necesidad de toda empresa.

 

BSC -Cuadro de Mando Integral – Balanced Scorecard
Imagine un cuadro de mando que contenga TODAS las métricas importantes de su empresa y que capte todas sus fuentes de datos.
La gestión de la empresa y la toma de decisiones ha ido especializándose cada vez más y pasa de ser un “arte”, creativo y basado en la intuición, a ser una “ciencia”, con procesos repetibles y medibles.
El control de gestión de la empresa, basado esencialmente en el reporting, nos da una idea de cómo está rindiendo la empresa actualmente, y durante los últimos años se ha puesto mucho énfasis en perfeccionar este control y analizar la información.

Pero empresas bien controladas, operativamente hablando, han padecido sonados fracasos por ser incapaces de encontrar un rumbo hacia un destino elegido. Las estrategias que tenían estas empresas podían ser muy claras, brillantes y diferenciadoras, pero fueron incapaces de llevarlas a cabo.
El Cuadro de Mando Integral es un instrumento de gestión que viene a resolver de forma directa este problema: medir cómo de bien estamos ejecutando el camino marcado.

Por lo tanto, el cuadro de mando integral ya no es sólo un conjunto de indicadores que me muestran los síntomas vitales de la empresa, sino un conjunto de cuadros con indicadores, personalizados a muchos niveles de la empresa, para comunicar cuáles son las prioridades marcadas por la estrategia actual y cuanto nos estamos desviando de los objetivos marcados. Se rompe contundentemente el cliché de que el cuadro de mando es una herramienta exclusiva para la Dirección, puesto que para traducir operativamente una estrategia, debe alcanzar niveles más inferiores que la Dirección, llegando muchas veces al nivel de campo (comerciales, técnicos, producción,…) y realmente son ellos quien ejecutan los procesos y deben medir su rendimiento con el que espera la estrategia.

El Cuadro de Mando es representado por una veintena de indicadores, diferentes para cada persona que lo recibe, formando una totalidad que puede albergar un centenar o más de indicadores dada una empresa. Está comúnmente aceptado que una persona sólo es capaz de gestionar entre 10 y 30 indicadores, conocerlos profundamente, conocer su comportamiento, saber cómo mejorar su rendimiento y contemplar los proyectos gestión de mejora que hay alrededor de ellos.